telefono 979 71 30 60     fax 979 71 06 52 
Inicio > Noticias y consejos > Consejos

Consejos
Descubre de la mano de Lubricantes LOMAR las últimas novedades y noticias del sector. También te ofrecemos en esta sección interesantes consejos del mundo del motor y la lubricación.

Utiliza el menú de arriba si deseas regresar a la página anterior.

Consejo 1

Revisión del nivel de lubricante
Tener el nivel de lubricante correcto en el motor es fundamental para garantizar una buena protección del motor. Según estudios realizados por Castrol, el 60 % de los vehículos circula con un nivel de lubricante peligrosamente bajo, esto afecta a la vida del motor pudiendo provocar la rotura del mismo. Por ese motivo es necesario revisar periódicamente el nivel de lubricante, nuestra recomendación es que se haga cada 1.000 km. o antes de viajes largos. Se debe comprobar que el nivel de lubricante permanece entre las marcas de máximo y mínimo, rellenándolo si se encuentra por debajo de esta segunda marca o muy cerca de ella. Para rellenar se recomienda utilizar la misma marca y modelo de lubricante que lleva el vehículo, si eso no es posible se utilizará el lubricante más parecido, teniendo en cuenta la viscosidad y las especificaciones. No es recomendable llenar en exceso el nivel de lubricante, todo el lubricante que supere la marca del máximo lo consumirá el motor en los primeros kilómetros de rodaje.

Consejo 2

¿Qué lubricante puedo usar en mi vehículo turbo o multiválvulas?
Se recomienda seguir las recomendaciones del fabricante que se encuentran en el manual de mantenimiento. Para motores turboalimentados, multiválvulas o cualquiera que opere en condiciones de servicio duras (altas revoluciones, frecuencia alta de arranque y frenada, tráfico urbano) se recomienda utilizar un lubricante que asegure la mejor protección tanto en motores gasolina como en diesel, como son los que cumplen las especificaciones ACEA A3/B3 o API SL/CF. Si se quiere mantener las mejores prestaciones del lubricante se recomienda utilizar lubricantes sintéticos o de tecnología sintética con viscosidades SAE 10W-40 o SAE 0/5W-30/40.

Consejo 3

¿Qué lubricante puedo usar en un motor de inyección directa?
Los motores de inyección directa trabajan en unas condiciones extremadamente duras de presión y temperatura por eso consumen una una gran cantidad de lubricante para garantizar la lubricación completa del motor. Si se usa un lubricante inadecuado se provoca un mayor desgaste de las piezas del motor, se ensucia más, y aumenta el consumo de lubricante. Este tipo de motores requiere lubricantes sintéticos, que cumplan la especificación ACEA B4, y con viscosidades bajas para garantizar una lubricación uniforme desde el momento del arranque, como por ejemplo SAE 0/5W-30/40.

Consejo 4

¿Qué es un lubricante Long Life?
Algunos fabricantes de vehículos, como el Grupo VW, Opel o BMW, utilizan motores con sistemas LongLife, es decir, que permiten pasar largos periodos de mantenimiento sin revisión. Estos motores requieren lubricantes especiales, los denominados lubricantes LongLife. Estos productos garantizan una protección adecuada desde el arranque, proporcionan la máxima potencia del motor y minimizan el desgaste, consiguen una total protección a altas temperaturas y revoluciones y prolongan la vida del vehículo. Reducen el consumo de combustible reduciendo las emisiones, y el consumo de lubricante; permiten que no sea necesario cambiar el lubricante hasta que se hayan realizado 50.000 km y son compatibles con los catalizadores reduciendo la contaminación que genera el vehículo. Para obtener estos resultados es necesario utilizar lubricantes 100% sintéticos, de baja viscosidad con grados SAE 0W-30 y una gran capacidad de protección y limpieza, comprobada por especificaciones como BMW LongLife 01, VW 503.00 / 503.01 (motores gasolina) y VW 506.00 / 506.01 (motores diesel) o GM LL A-025 / B-025..

Consejo 5

¿Lubricantes minerales o sintéticos?
A la hora de decidir el tipo de lubricante más adecuado para el vehículo hay que tener en cuenta la edad y estado del motor, y el tipo de servicio que queremos del vehículo. Los lubricantes minerales ofrecen unas buenas prestaciones, pero pueden quedarse cortos en motores de altas prestaciones, turboalimentados, multiválvulas o de inyección directa. O cuando queramos alargar el periodo de cambio o trabajamos en condiciones duras, altas velocidades o en tráfico urbano. Se recomiendan en motores usados. Los lubricantes sintéticos proporcionan buenas prestaciones desde el momento del arranque, gracias a que su baja viscosidad en frío. Permiten alcanzar largos periodos de cambio garantizando la mejor protección a lo largo de toda su vida útil. Los lubricantes sintéticos se recomiendan para motores que circulan a elevadas revoluciones, en tráfico urbano con frecuentes arranques y frenadas, motores turboalimentados, multiválvulas o de inyección directa.

Consejo 6

¿Se pueden mezclar lubricantes minerales con sintéticos?
No se recomienda mezclar lubricantes sintéticos con minerales. En las pruebas en laboratorio se observa que mezclar lubricantes sintéticos y minerales, empeora la calidad del primero, aunque no forma lodos ni tiene otros efectos que pueden dañar nuestro motor. Nuestra recomendación es, que en caso de tener que rellenar el motor porque se circula con el nivel de lubricante demasiado bajo, se busque un lubricante lo más parecido posible al utilizado, si no es posible encontrarlo se puede rellenar con un lubricante de distinto tipo, teniendo en cuenta que la mezcla empeora la calidad del lubricante de meyor calidad y que por lo tanto no podremos alcanzar el periodo de cambio original.

Consejo 7

¿Es necesario añadir aditivos al lubricante?
Ni los fabricantes de lubricantes ni los de automóviles recomiendan añadir aditivos externos. Los productos funcionan con una fórmula que de variarla puede provocar problemas, ya que un exceso de aditivos es perjudicial para el motor. En las fórmulas de los lubricantes se deben escoger los aditivos necesarios para el tipo de base que utilizamos (mineral, sintética, etc), y hay que tener en cuenta que un exceso de aditivos muy beneficiosos para alguna propiedad concreta pueden resultar muy dañinos para otra. Es importante mantener las proporciones en la fórmula, que varian si se añaden aditivos externos.
Aceites, Lubricantes agrícolas, Automoción, Obras públicas, Motos y Quads, Transporte, Industria, Alimentarios, Hidráulicos, Transmisiones, Compresores, Grasas, Taladrinas(aceites de corte), Anticongelantes, Aceite Engranajes, Micro lubricación, Valvulinas, Adblue, Químicos y Detergentes Industriales, Accesorios de limpieza, Hidrolavadoras, Maquinaria para la limpieza industrial, Equipos de engrase manual, neumático y eléctrico, Suministradores de aceite, Máquinas de diagnosis, Ropa, Calzado laboral y equipos de protección, Bordados, Matrículas, Señalización de vehículos, Filtros, Aire acondicionado, Tratamientos y aditivos para el mantenimiento del automóvil, Baterías, Neumáticos, Ambientadores, Confección de placas de matrícula